El CEIP Ibarburu acoge una de las Escuelas de Verano de Instituto Romanò

La delegada en Sevilla de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, Ana González Pinto ha inaugurado en el CEIP Ibarburu una nueva edición del Programa de Escuelas de Verano. Dentro del marco de Solidaridad y Garantía Alimentaria de Andalucía permitirá proporcionar tres comidas diarias menores de entre 3 y 15 años residentes en zonas desfavorecidas o que formen parte de familias en situación o riesgo de exclusión social, ayudando así a mitigar la pobreza infantil.

La delegada ha detallado durante su visita que, en el caso de Sevilla, se han organizado 11 escuelas de verano en la provincia, con una inversión prevista de 343.675 euros. Gestionadas por seis entidades sin ánimo de lucro, está prevista la participación de 627 niños y niñas atendidos por 72 profesionales. En el caso del CEIP Ibarburu está gestionada por el Instituto Romanò para Asuntos Sociales y Culturales, atendiendo cada día a 15 niños y 15 niñas.

González ha defendido también las Escuelas de Verano como «una herramienta fundamental para la conciliación de la vida familiar y laboral» de las madres y padres durante estas fechas estivales. Así, ha recordado que estas escuelas organizan acciones socio educativas relacionadas con el refuerzo de los contenidos curriculares y con el aprendizaje de hábitos saludables referidos a la alimentación e higiene, así como actividades de ocio y tiempo libre tales como talleres deportivos, de reciclaje, de manualidades, teatro, playa o piscina.

De esta forma, «podemos poner a disposición de la población infantil de zonas desfavorecidas una oferta de ocio alternativa y atractiva para los meses de verano, siempre con todas las garantías de seguridad frente al Coronavirus», según ha señalado. Además, suponen un entorno muy favorable para la detección de situaciones de riesgo y desprotección en los menores. «En suma, se trata de un programa que es ejemplo de colaboración entre todas las administraciones y también entre el sector público y privado: la Consejería de Educación y Deporte, los servicios sociales comunitarios que derivan a las familias, los ayuntamientos que ceden los colegios y las entidades privadas sin ánimo de lucro, a fin de proteger y atender a la infancia de nuestra tierra», ha concluido González.

Además, la delegada ha destacado que el programa de escuelas «incide también en el fomento y la creación de empleo en nuestra comunidad en un momento de crisis como el que vivimos». Ya que los recursos posibilitarán la contratación directa de más de 600 personas en zonas identificadas en el contexto de la Estrategia Regional Andaluza de Cohesión e Inclusión Social. Además, se generará un importante número de empleos indirectos a través de las empresas de catering, seguridad, limpieza o parques de ocio.

En definitiva, de lo que se trata es de dar respuesta a «una necesidad, la de poner el interés superior de los menores en el centro de todas políticas públicas, que hemos recogido ya en la futura Ley de Infancia y Adolescencia, que el Parlamento andaluz aprobará este mes de julio», ha sentenciado Ana González Pinto.

FUENTE: PERIÓDICO LA SEMANA